Despierta tu cuerpo con agua

 La crioterapia, o terapia de frío, es el uso local o general de temperaturas bajas en terapia médica.

Una forma de poder alcanzar los beneficios que nos ofrece esta terapia, es a través de duchas frías.

Los beneficios vienen dados al activar el sistema de alerta de nuestro cuerpo sin causa psicológica, es decir, introducimos un estresante (el agua fría) que debemos combatir, y para ello, nuestro organismo segrega dopamina y noradrenalina. Como consecuencia obtenemos múltiples beneficios como son:

Aumentan las endorfinas

Aumentan el estado de alerta, claridad y los niveles de energía. Se liberan endorfinas (hormonas de la felicidad), lo que conduce a sentimientos de bienestar y optimismo.

Ayudan a mejorar el metabolismo

Existen dos tipos de grasa; la grasa blanca y la grasa marrón (metabólicamente activa).  La grasa marrón se activa por la exposición al frío.

No está claro cómo las duchas frías ayudan a las personas a perder peso. Aún así, estudios muestran que el agua fría puede igualar ciertos niveles hormonales y mejorar el sistema gastrointestinal, provocando la pérdida de peso.

Mejora la circulación

 

Pasado el tiempo, podríamos comenzar con agua fría y realizar la ducha completa con agua fría (5-10 minutos).

Una forma de comenzar el ritual de la ducha es controlar la respiración. Realizar 30 respiraciones profundas antes y durante, nos ayuda a mantener la concentración en la respiración y evadirnos de el pequeño sacrificio que estamos haciendo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba