Colon irritable; ¿Qué es?, síntomas, tratamiento…

El colon irritable o síndrome de intestino irritable (SII) es un trastorno que lleva a dolor en el abdomen y cambios en el intestino. No debe confundirse con enfermedad inflamatoria intestinal (EII), trastorno que supone una inflamación crónica del tubo digestivo.

Se caracteriza por la presencia de dolor abdominal repetido, con periodos sintomáticos y otros sin síntomas. Además existe alteración en el ritmo intestinal (diarrea, estreñimiento o ambos), hinchazón y distensión abdominal, sin presentar enfermedad infecciosa, metabólica, neurológica u orgánica que afecte al aparato digestivo.

Causas

No se conoce con exactitud un mecanismo único que explique por qué pacientes con colon irritable sufren estos síntomas, aunque se ha demostrado que está estrechamente relacionado con factores psicológicos (estrés laboral, familiar o económico).

Otras  alteraciones que pueden influir en esta enfermedad son: gastroenteritis, intolerancias alimentarias, alteraciones hormonales y factores genéticos.

¿Quién puede padecerlo?

El sexo femenino tiene un porcentaje de predilección entorno a un 14-24%, frente al 5-19% en varones, por lo que si eres mujer tiene mayor probabilidad.

En cuanto a la edad, suele aparecer antes de los 35 años, disminuyendo su incidencia a partir de los 60 años.

Y por último, otro factor que aumenta las probabilidades de tener SII es presentar patologías digestivas funcionales como la dispepsia no ulcerosa (molestias inespecíficas del estómago), alteraciones ginecológicas en mujeres (dismenorrea; dolor en la mesntruación) y en pacientes con enfermedades psiquiátricas como es el caso de la bulimia, depresión o esquizofrenia.

Síntomas

Se caracteriza por dolor y distensión abdominal y alteración del ritmo intestinal.

  • En cuanto a la alteración abdominal podemos decir que suele ser difusa o localizada en el hemiabdomen inferior, no irradiado generalmente y de tipo cólico, opresivo o punzante de intensidad leve o moderada.

Presenta una duración inferior a dos horas y se alivia tras la defecación.

Suele respetar el sueño.

El inicio o presencia de dolor abdominal, se asocia con deseos de defecar o cambios en la frecuencia o consistencia de las deposiciones. Frecuentemente el paciente relaciona su comienzo con la ingesta de algún alimento.

 

  • Las alteraciones del ritmo intestinal pueden manifestarse con predomino de estreñimiento, diarrea o de forma alterna diarrea-estreñimiento.

La distensión abdominal y meteorismo (flatulencia) se desarrolla progresivamente a lo largo del día.

Tras la ingesta es habitual presentar saciedad precoz, nauseas, vómitos y ardor torácico (pirosis).

 

  •  Otros síntomas son la sensación de evacuación incompleta y la presencia de moco en las deposiciones
Los síntomas más habituales son:

  • Dolor abdominal.
  • Distensión abdominal.
  • Alteración del ritmo intestinal.
  • Meteorismo (flatulencia).

Diagnóstico

Se basa en realizar una minuciosa historia clínica, junto con una exploración física y pruebas complementarias que descarten la existencia de patología orgánica.

Entre las pruebas que se suelen realizar destaca un análisis de sangre, orina y heces, estudios radiológicos de abdomen, ecografía abdominal y sigmoidoscopioa o colonoscopia dependiendo de la edad del paciente.

Tratamiento

Dependiendo de la naturaleza e intensidad de los síntomas, las posibilidades disponibles son medidas higiénico-dietéticas y  reducción del estrés crónico.

En cuanto a las medidas dietéticas debemos conseguir una dieta:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba